Seguidores

viernes, 6 de mayo de 2011

Un taller muy especial


 




Creo que lo he dicho por aquí alguna que otra vez: soy maestra, concretamente de educación infantil. Viene al caso porque las tartas que quiero presentaros, que estais viendo en las fotos de arriba, están hechas por los pasteleros y pasteleras más maravillosos que podais imaginar, aquellos que le echan ilusión, tesón y magia a todo: los niños y niñas de mi colegio.
Todo empezó por una idea que yo acariciaba desde hacía algún tiempo: realizar un taller de tartas fondant con mis alumnos y alumnas de tres años con ayuda de algunas madres. Pues la cosa es que, en una charla informal con algunos padres/madres de la clase, les conté mi afición por las estas tartas y mi inteción de hacer algo con los niños/as. El padre de una de ellas se interesó especialmente por la idea y me contó que él dirige una Casa de Oficios, concretamente "El horno de Villablanca" (en este pequeño y bonito pueblo de Huelva trabajo) y que había chavales aprendiendo repostería, que ponía a nuestra disposición recursos humanos y materiales necesarios y que nos invitaba a todos los niños/as del ciclo (casi noventa, wow) a hacer la actividad.

Se lo conté a mis compañeras y se entusiasmaron con el proyecto, así que pusimos en marcha lluvias de ideas para nuestro taller de tartas. Aproveché las vacaciones de semana santa para diseñar el esbozo, lo que haríamos; después de una puesta en común de las actividades, agrupamientos y fechas posibles para ir, sacamos la idea adelante.
Los niños y niñas parecían muy motivados, tenían muchas ganas de hacer tartas "fantasía", de colores, y en eso consistió básicamente el taller: en echarle cariño, esfuerzo y experimentación por parte de todos. El primer día hicieron bizcochos. Fue precioso y divertido verles las caritas llenas de harina, las manos, todo, todo  era harina jejeje... manipularon los ingredientes, batieron, movieron, untaron...
Al día siguiente, de nuevo a la panadería. Ay, esa fila (seño, el zapato; seño, que éste me ha empujao; seño, que fulanito no me quiere agarrar; seño, que menganita se ha soltao... ay,... jejeje) a hacer el relleno a base de mantequilla despachurrada (sentido textual, cuando digo manipulación, lo digo porque así fue) batida con azúcar glass y al que añadieron crema de chocolate.. ¡ummm qué delicia.!! Si les viérais, esos deditos en la crema!... Rellenaron y untaron el bizcocho, todo con la ayuda de los monitores, Luis y Carlos, magnificos reposteros y el cariño e interés de los aprendices, chavales y chavalas simpáticos y con ganas de currar. Bajo la supervisión de Nicolás, impulsor de la idea, totalmente atento en ayudar en lo que necesitáramos  y papá de mi alumna. Había también detalles especiales: dos alumnas del curso, Tamara y Aroa,  son madres de dos alumnos míos y pudieron disfrutar de sus hijos en este taller sin perderse un detalle.
El último día tocaba cubrir con fondant y decorar con figuritas con moldes. Después de algún que otro desajuste con esta pasta tan particular  (ya sabéis que a veces se resiste), nuestros niños y niñas terminaron sus lindas tartas de fantasía y se fueron más contentos que unas pascuas, pues al día siguiente invitamos a la casa de oficios a que vinieran al cole a proceder a la degustación de las tres tartas que hicimos con ellos.
 ¡Fue un momento muy bonito, en el patio del colegio,  y las tartas estaban riquísimas!!
Para mí ha sido un talller especial, pues conjugaba algunas de mis grandes pasiones: los niños y las tartas decoradas. Desde aquí quiero agradecer de nuevo el interés e ilusión mostrado por la  Casa de Oficios "El horno de Villablanca" y un guiño cariñoso a mis compañeras: Lola, Susana, Loli, María del Mar y Cristina, pues sin sus ganas tampoco hubiera sido posible. A mis alumnos y alumnas, ... besos y achuchones, que lo hemos pasado genial y hemos aprendido mucho.
Ah, se me olvidaba: me hubiera encantado poner fotos del caretito de los niños y niñas: podéis imaginar que son maravillosas, en momentos inolvidables, ...pero nos quedaremos con las ganas por aquello de salvaguardar la integridad e identidad de los menores.

24 comentarios:

  1. Hola Fátima! soy Blanca la alumna de prácticas. De verdad me alegro muchísimo de que hallas conseguido realizar esta actividad con los niños/as ya que te ilusionaba bastante la idea. Pero además de eso, has conseguido realizar con los alumnos una actividad muy innovadora e interesante porque es algo que les llama mucho la atención a los peques y les motiva bastante a la vez que aprenden y exploran nuevas situaciones (quizás lo des dejan la libertad suficiente para realizar este tipo de cosas).
    Pero bueno dejandome de rollos, que de verdad te doy la enhorabuena por esta propuesta y que tengo muchísimas ganas de ir al cole para veros, pero es lo que tiene la universidad y el último año que no te dejan ni un segundo libre! ¡un besote a todas!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué proyecto más maravilloso y qué bien fluyó! ¡Me imagino esas caritas! Es que también soy profesora y ya he hecho algún taller de cocina con los niños y gracias a compañeras promotoras de las ideas y la colaboración impagable de las mamás y, en mi experiencia, ningún papá (una pena). Las caras de los críos valen la pena. ¡Muchas felicidades y ahora a coger carrerilla para continuar adelante! Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Blanca!!! ¡Qué alegría leerte por aquí! Muchas gracias por tu palabras de ánimo y bueno, recuerdo que alguna vez que otra hablamos de lo que me gustaría hacer tartas con mis niños. La realidad ha superado con creces la idea primitiva, pues movilizar a otro colectivo como la Casa de Oficios ha sido estupendo, ya ves: auténticos profesionales y también aprendices enseñando a los niños a hacer tartas... Acércate al cole, nos vemos y te pasamos el proyecto, le das un vistazo más a fondo y tal... Sé que estarás liada, pero a ver si sacas un ratito antes de que termine el curso y nos vienes a ver, ¿vale? Muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Rous! Las caras de los niños: de dulce, esos ojos abiertos como platos, esas manitas toqueteando los ingredientes, mezclando, batiendo, maravillándose con el fondant... comiendo sus tartitas... un lujo. No sabía que fueras también del gremio, Rous. Ya tenemos más en común, ¿ves? jejeje. Bueno, este tipo de experiencias son especiales, ya tú lo has experimentado. Muchas gracias por tu comentario. Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

    Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

    Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
    cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
    para darse a conocer.

    Para suscribirse a Ptitchef vaya a
    http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
    http://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra la
    parte superior.

    Atentamente,

    Vincent

    ResponderEliminar
  6. Que bien Fátima!!!!!! haciendo las dos cosas que más te gustan!!!! me hubíera gustado ver la carita de esos pequeños, ha tenido que ser genial. Te doy la enhorabuena por el proyecto y me alegro que se haya llevado a cabo y hayas cumplido uno de tus sueños. Me alegro muchísimo por tí guapa, te lo mereces!!!! Bonitos oficios te has buscado guapi. besos

    ResponderEliminar
  7. Hola, Vicent de petitchef. No pongo en mi blog publicidad, más que nada por no marear al personal, pero he estado mirando vuestra web y me parece interesante. Por ahí he colgado vuestro enlace. Un saludo.


    Sonia, hola, guapa!! Sí que es verdad, mezclando niños, mis niños y tartas, y además, en una pastelería, conviviendo con pasteleros, ... qué más podemos pedir! Muchas gracias por alegrarte, corazón. Tú sí que mereces el cariño y la dedicación de los que estamos pendientes de tus cosas, por lo menos en este cibermundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo también soy maestra, me has arrancado una sonrisa enorme al imaginar a mis peques pringados de azúcar glass hasta las cejas!!!

    ResponderEliminar
  9. Felicidades por este proyecto, la verdad que los niños disfrutan y viven la cocina de una forma muy diferente a la de los adultos y son demasiado perfeccionistas y se emocionan con lo que logran...felicidades besos

    ResponderEliminar
  10. Hola, Llanetes!! pues otra maestra más para el club de las tarteras/maestras jejeje, la verdad es que somos unas pocas que compartimos afición por tartas y nos dedicamos a los niños... habrá que estudiar si hay alguna relación. ¿que los niños son dulces como las tartas? ¿que las tartas fondant son complejas, como los niños? jejeje.... Me alegro que hayas sonreído al imaginarte a tus peques entre harina y glass. Besos!!!


    Hola, Elena! Muchas gracias, guapa, me encanta que te haya gustado y sí, ellos tienen maneras distintas de vivir emociones, y cuando se alegran, da gusto. Besos y me alegro de leerte!

    ResponderEliminar
  11. Fatima: niña, pero esto que es ??? un museo?? vaya pedazo de tartas que haces, que envidia a mi me encantaria saber hacerlas, pero como no soy tan artista, vengo a verte y me tranquilizo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Hola, guapa! Soy María del Mar, tu compi. La experiencia ha sido fantástica. La verdad es que al principio supone un extrés añadido al trabajo diario puesto que supone salir de la monotonía diaria con lo que ello supone de cambio para los niños y niñas de infantil. Pero una vez metidos en la actividad, ves las caritas, escuchas las expresiones y analizas todo el interés y motivación tanto de los padres/madres, de los niños y niñas, como de la escuela taller que nos han ayudado tanto y con tantas ganas que te llena por completo.
    También hemos contado con una parte imprescindible del proyecto, sin la cual no se podría haber realizado, que eres tu Fátima. tu dominio del tema y tus ganas que nos has contagiado por completo.
    Pues nada, animo a cualquiera que quiera llavar a cabo la actividad y tenga al lado a una persona "tan aparente", que no se lo piense y adelante.
    Por suerte nos queda otro añito más juntas, como mínimo, y este es el comienzo de la gran aventura del aprender y el enseñar.
    Besitos y a por otro....

    ResponderEliminar
  13. jejeje, tremendita, tu sentido del humor hace honor a tu nick jejeje muchas gracias por valorar así mis tartas, corazón. Tú tienes un blog muy hermoso y haces cosas riquísimas, así que también eres una artista!! besos, guapa!

    ResponderEliminar
  14. ¡María del Mar, compi!!! Me alegra mucho leerte por aquí, y me emociona leer tu vivencia del tema, pues como bien describes, es un trabajo extra añadido a lo que hacemos habitualmente y bueno, a veces puede costar arrancar, pero una vez que despegamos... ¡hacia el cielo con imaginación!
    Muchísimas gracias, guapa, por las cosas bonitas que me dices, simplemente es aprovechar que una sabe un poco de tartas y "echarse pa lante" jejeje. Yo también me alegro de seguir siendo tu compi; espero que no sólo sea un año más sino tiempo indefinido, pues con compañeras como tú da gusto ir a trabajar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Quinta, qué voy a decirte que no te hayan dicho ya, ha sido una gozada, en avant la patisserie!. Me encanta haber tenido la oportunidad de participar en este proyecto, y eso no hubiese sido posible sin ti. Y ya está porque si no nos va a dar un subidón de azúcar, jajaja. muah

    ResponderEliminar
  16. ¡Quinta!!!! jejeje, qué bueno leerte por aquí, Susana! Es estupendo que lo hayamos pasado tan bien, y que hayamos visto que tanto el desarrollo como el final del taller haya sido tan bueno. Me alegro de que lo hayamos hecho juntas, que estas cosas quedan en el recuerdo, ¿a que sí? "sí, recuerdo aquél año que estando en Villablanca estuvo mi quinta, una chalá de las tartas decoradas, y nos metimos en aquel taller, ... fue bonito, sí" jejeje...
    Azúcar, azúcar a la vida. Bueno, guapa, que la lástima es que el año que viene se te va a echar tela de menos, y no sigo, que si no me pongo tristona. Un abrazo, compi quinta.

    ResponderEliminar
  17. hola fatima felicidades x tu trabajo hay una cosa mas bonita k trabajar con niños? creo k no es lo mejor k da la vida cocinas y disfrutas de ellos k mas puedes pedir? enorabuena un saludo ;)

    ResponderEliminar
  18. ¡¡¡Felicidades!!!
    Bueno, bueno... ya sabes que siempre he pensado que eres una pastelera genial y una maestra estupenda, así es que tu idea de unir esos "dos mundos" no podría resultar sino ¡¡¡genial!!!.
    Sabes que me apasiona trabajar por proyectos y los dulces aún más y me hubiera encantado compartir con vosotros esta experiencia... cosas de la vida (a ver si el año que viene hay suerte). Me conformo con ver las imágenes y oirte entusiasmada contar la actividad en nuestras largas y animadas "charlitas".

    No sé si adivinaste ya quien soy ¿no?
    Te doy pistas: soy una seño que "recoge tus herencias",que comparte tu afición por los proyectos y a la que le encantan tus tartas.

    Un besote grande.
    (nos vemos en un ratito)

    ResponderEliminar
  19. ¡Muchas gracias, Eva!! Trabajar con niños es gratificante, y tienes razón: cocinas con ellos y los disfrutas, ¿qué más pedir? por lo menos a la gente a la que nos guste ambas cosas. Muchas gracias por tus palabras y hasa otra, Eva. Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Pero quién me entra por las puertas del blog!!! Con las pistas, la verdad, me lo pones fácil: no conozco a otra maestra a la que le gusten más innovar con sus niños, explorar ideas nuevas y bueno, sobre todo, mi amiga (una de las mejores, ojo jejeje) Leticia es increíble, tiene todo lo que le pidas,y además, te lo da con una generosidad impresionante. Es un buen ejemplo a seguir por los niños, pues comparte siempre y todo.
    Guapa, a ver si por esas cosas que a veces tiene la vida en plan bueno, caes para el año que viene conmigo en Villablanca. Sería un lujo tenerte otra vez de compi. Mira, yo te enseñaría de dulces y tú a mí de proyectos, que eres de quien más he aprendido este interesante modo de trabajar con los niños. Sería una buena combinación. Amén.
    Me hubiera encantado que hubieras estado en esta maravillosa actividad, te hubiera entusiasmado... Bueno, que nos vemos en un ratito y ya seguimos hablando, corazón. ¡Besos!!

    ResponderEliminar
  21. Preciosa entrada Fátima, me imagino lo gratificante que tuvo que ser este proyecto con los peques, no hay nadie más agradecido que ellos, la ilusión y ganas que le ponen a todo y sobretodo a lo nuevo y más en este mundillo con el colorido que hay y el parecido a la plastelina lo hace genial para hacer lo que tú has podido hacer, me alegro que lo disfrutarais tanto. Un saludito, Ana.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Ana! Me alegro de que te haya gustado leer la experiencia del taller con nuestros niños y niñas. Tienes razón: son todo ilusión, caritas asombradas y cariño. Eres muy amable con tus comentarios, guapa. Besos!

    ResponderEliminar
  23. hola compi!!!!!!!!!!
    han sido unos dias diferentes, llenos de entusiasmo por volver al mismo sitio, ¿hoy que hacemos??... los niños/as han disfrutado mucho, han conocido cosas nuevas...
    la actividad ha sido magnifica. pronto mas.
    besitos. Cristina

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola, Cristina!!! Así ha sido, tal como lo cuentas: nuevas experiencias, asombro, novedad... la verdad es que ha sido estupendo y como bien dices, a la vuelta de la esquina más cositas para crecer con nuestros niños. ¡Besos y me alegro de leerte en mi blog!!

    ResponderEliminar